Aún nos queda la palabra

Un mosquito, desalado y desnutrido, recorría curioso la pantalla de mi ordenador cuando me disponía a…